La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells

La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells

Novela de 1896 de ciencia ficción escrita por H. G. Wells, introduciendo ideas de sociedad y comunidad, naturaleza e identidad humanas, eljugar a ser Dios y el darwinismo. Cuando la novela fue escrita a fines del siglo XIX, la comunidad científica de Reino Unido estaba sumida en los debates sobre la vivisección de animales.

Por los aires de Stephen King

Por los aires de Stephen King

Stephen King odia volar. Para saber por qué, solo tienes que abrir este libro. ¿Qué tienen en común Sir Arthur Conan Doyle, Roald Dahl, Ambrose Bierce, Ray Bradbury y Stephen King? Pues que a ninguno de ellos le hace mucha gracia eso de tomar un avión.

La sexta planta de Diego G. Andreu

La sexta planta de Diego G. Andreu

Jaime Murillo, escritor de novelas de terror con un éxito mediocre, vive en la sexta planta de un edificio en un barrio alejado de Madrid con Noelia Pineda, su mujer, y Javier Murillo, su hijo de nueve años. Ante la crisis financiera que arrastra la familia, Jaime se propone escribir la novela que lo catapulte hacia el éxito, sin embargo, ningún hilo argumental lo satisface.

Tiempo extraño de Joe Hill

Tiempo extraño de Joe Hill

En Tiempo extraño, «uno de los mejores escritores norteamericanos de terror» (Time), que va «más allá de los convencionalismos del género hasta un nuevo extremo» (The New York Times), expone con sutileza la oscuridad que se oculta bajo la superficie de la vida cotidiana a través de cuatro espeluznantes e imaginativas novelas cortas.

La maldición de Cowland de Samantha E. King

La maldición de Cowland de Samantha E. King

Cuando al inspector de policía Nicola Segreto le asignan el caso de una mujer fallecida en condiciones sospechosas en un hotel de su Nápoles natal, nada hacía presagiar que su vida estuviera a punto de cambiar para siempre. En su afán por encontrar respuestas, Segreto iniciará un viaje sin retorno que lo llevará hasta el condado de Cowland, Inglaterra.

Varsovia de Carlos Sisí

Varsovia de Carlos Sisí

La humanidad por fin se ha puesto de acuerdo en algo: hemos decidido dormir y soñar hasta desaparecer. Noche tras noche, por todo el mundo se repite el mismo fenómeno: la gente empieza a acostarse cada vez más temprano y a dormir más y más horas, incapaces de abandonar unos sueños que les hacen sentirse mucho más vivos que sus grises existencias.