Más allá del odio de Diana Palmer

Bobby Carson era el único familiar que le quedaba a Hayes en el mundo. El texano Hayes Carson, un hombre alto y serio, siempre había sospechado que Minette Raynor tuvo algo que ver con la muerte de su hermano pequeño, que aquella rubia de ojos negros y brillantes fue quien le dio las drogas que lo mataron. Hayes no iba a pe rmitir que ni su belleza ni ninguna otra cosa le impidieran esclarecer aquella dolorosa verdad.Minette no podía quitarse al guapísimo Hayes de la cabeza, aunque él siempre la hubiera odiado